Perspectivas teóricas del aprendizaje colaborativo

Bajo la premisa del aprendizaje colaborativo subyace la teoría de la interdependencia social establecida en el siglo XX (Thompson, 2005). Como señala Thompson (2005), la teoría de la interdependencia social comenzó en la década de 1930, cuando Koffka (1935) propuso que los grupos se comportan como un todo dinámico en el cual la interdependencia entre los miembros puede variar; Lewin (1935) puntualizó este concepto y propuso que:

  • La esencia de un grupo es la interdependencia entre los miembros – la cual comporta que los grupos se conviertan en un todo dinámico- de modo que un cambio en el estado de cualquier miembro o subgrupo cambia el estado de cualquier otro miembro o subgrupo.
  • Un estado intrínseco de tensión dentro del grupo motiva a avanzar hacia el logro del objetivo común deseado.

Como explica Thompson (2005), posteriormente Deutsch (1949) focalizó fundamentalmente en la teoría de los sistemas de tensión y propuso que puede haber dos tipos de interdependencia social: cooperativa o competitiva. Esta evolución proporcionó una estructura conceptual clave para los procesos colaborativos. Finalmente, esta propuesta evolucionó, localizándose tres tipos de interdependencia social:

  • Cooperativa, donde los esfuerzos de cada uno de los individuos contribuyen a alcanzar los objetivos de otros;
  • Competitiva, en el que cada individuo trata de maximizar sus propios éxitos, esfuerzos o resultado por encima de los demás; e
  • Individualista, donde los esfuerzos personales no tienen consecuencias en la consecución de las metas por parte de las otras personas.

De esta manera, la premisa básica de la teoría de la interdependencia social es que el tipo de interdependencia que tiene lugar en una situación determina cómo los individuos interactúan con los otros, aspecto que, al mismo tiempo, determina los resultados.

Asimismo, Thompson (2005) identifica diferentes perspectivas de la Psicología que han dado forma a los planteamientos más recientes de aprendizaje colaborativo: la perspectiva de la motivación; la perspectiva del desarrollo y la perspectiva de la cohesión social.

Bajo la perspectiva de la motivación (Lewin, 1935; Slavin, 1983; Johnson, Johnson y Holubec, 1992), las estructuras de aprendizaje cooperativo crean una situación en la cual los miembros individuales logran sus objetivos si los demás miembros también logran sus respectivos objetivos. Esta perspectiva se centra principalmente en la recompensa o el objetivo de las estructuras en las cuales operan los estudiantes (Skinner, 1968). Las estructuras cooperativas de incentivos crean una situación en la que el único modo de conseguir los objetivos de cada miembro es si el grupo es exitoso. Por lo tanto, para alcanzar sus propios objetivos, los miembros deben ayudan y alentar a los miembros del equipo para tener éxito.

Los investigadores que trabajan bajo una perspectiva del desarrollo (Damon y Phelps, 1989) argumentan que las recompensas intrínsecas son un componente importante del aprendizaje cooperativo. Integrando las perspectivas de Piaget y Vygotsky, el supuesto clave de la perspectiva del desarrollo en el aprendizaje cooperativo es que la interacción entre los estudiantes en torno a las tareas adecuadas aumenta su dominio de conceptos críticos (Slavin, 1995).

La perspectiva de la cohesión social (Sharan and Hertz-Lazarowitz, 1980) sostiene que los efectos del aprendizaje cooperativo en el rendimiento están mediados por la cohesión del grupo. De esta manera, los estudiantes se ayudan el uno al otro a aprender porque se preocupan por los demás y desean que tengan éxito (Aronson et al., 1978; Cohen, 1986; Sharan y Hertz-Lazarowitz, 1980). Este enfoque enfatiza que si la tarea es desafiante e interesante y si los estudiantes están suficientemente capacitados en habilidades de dinámicas de grupo, experimentarán el proceso de trabajo en grupo como altamente gratificante. Las actividades de formación para el aprendizaje cooperativo y la dinámica de grupo durante y después de las actividades conjuntas son el sello de la perspectiva de la cohesión social.

<< volver                                                                                  Características del aprendizaje colaborativo >>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*