Herramientas para el aprendizaje colaborativo virtual

Woodcock (citado por De Benito, 1999), señala que el trabajo colaborativo a través de la red presenta dos componentes básicos e interrelacionados: el tecnológico, conformado por los sistemas de comunicación, gestión de la información y construcción de conocimiento, y el humano, integrado por la manera en que las personas organizan su trabajo y se comunican; la gestión de grupos; aspectos relacionados con el diseño del trabajo en grupo; y, la dinámica de grupos.

Si focalizamos en el componente tecnológico, la aparición de diferentes herramientas para desarrollar discusiones o debates en el entorno virtual ha sido el centro de atención de la investigación educativa a partir del crecimiento de la popularidad del aprendizaje en línea (Lomicka y Lord, 2007). En particular, el uso de herramientas en línea asíncronas, como el correo electrónico, listas de correo, foros de discusión y más recientemente los blogs y wikis se ha disparado en los entornos educativos.


La elección de las herramientas para desarrollar los procesos de aprendizaje colaborativo en entornos virtuales no es trivial. De acuerdo con Puntambekar y Young (2003 citados por Gros, 2004), usar una misma herramienta en diferentes contextos muestra que hay efectos diferentes.

Si focalizamos en las tecnologías como medio para desarrollar los procesos de aprendizaje colaborativo, observamos que las posibilidades que facilitan las TIC son diversas (Martín y Alonso, 2009). No obstante, estas herramientas pueden englobarse bajo el término genérico groupware. De acuerdo con Román (2003), las herramientas groupware son programas que ayudan a los individuos a trabajar juntos, usando una red local o internet como medio de comunicación y pueden ser definidas como:

  • Cualquier producto o tecnología que permite el trabajo en equipo a grupos de personas.
  • Herramientas orientadas a mejorar la productividad de grupos de trabajo o equipos colaborativos.
  • Permite la replicación de información entre grupos de trabajo, ayudando a mantenerla sincronizada a lo largo de sitios dispersos geográficamente.

Las características básicas que habrían de cumplir las herramientas groupware son la comunicación, la colaboración y la coordinación (Marrero et al., 2002 citados por Román, 2003). Atendiendo a este hecho, las categorías de groupware se clasifican en relación a estos ejes (Román, 2003):

  • Productos de comunicación: correo electrónico, fax, telefonía móvil y fija, teleconferencias y programas tipo chat.
  • Productos de colaboración: BSCW, Htc, TeamWave, Same Page eStudio, etc.
  • Productos de coordinación: Lotus Notes, software de gestión de compras y de almacén, gestión de quejas, etc.

Sin embargo, como argumentan Jorrín-Abellán et al. (2006), “a pesar de la existencia de un volumen bastante considerable de herramientas aplicables a entornos CSCL, todavía no existe una solución tecnológica completa, creada específicamente para dar soporte a este tipo de procesos de forma global”. No obstante, en el contexto de la Web2.0 se observa una clara tendencia al uso de las herramientas asociadas en combinación con las plataformas colaborativas habituales.

Atendiendo a los elementos nombrados y teniendo en cuenta la amplia variedad existente actualmente para facilitar los procesos de colaboración virtual, a continuación introducimos únicamente aquellas herramientas que son utilizadas más frecuentemente en el contexto de grupos colaborativos con fines educativos.

  • Foros de discusión. De acuerdo con Romero (2008), los foros de discusión son las aplicaciones más usadas en la enseñanza a distancia a través de la red después de correo electrónico. Su funcionamiento suele ser similar en todos los foros: se crean temas y subtemas y los participantes pueden contestar a los mensajes o crear nuevos. Como se recoge en la Wikipedia, la forma de ver un foro puede ser llana, en la que las respuestas de una discusión se ordenan en forma cronológica; o puede ser anidada, en la que cada respuesta está vinculada con el mensaje original o alguna de las respuestas subsiguientes formando algo así como un árbol genealógico de discusión, también llamado hilo de discusión. Como argumenta Romero (2008), esta aplicación es muy útil en la medida que permite tratar diversos temas de forma asincrónica.
  • Chat. El chat hace referencia al software que permite a los participantes de una misma sala comunicarse a tiempo real (Romero, 2008) mediante un lenguaje textual. A través de una cuenta de correo electrónico, los participantes acceden a una sala privada en la que los mensajes aparecen uno encima del otro a medida que son generados.
  • Wiki. El wiki (del hawaiano wikiwiki, que significa “rápido”) se destaca entre las herramientas de la Web2.0 para facilitar los procesos de colaboración. Un wiki es un espacio web colaborativo que puede ser editado por varios usuarios y consultado a través de un historial de acciones (Bruguera y Gil, 2008). De acuerdo con Deumal y Gil (2009), permite crear, modificar, corregir, enlazar o borrar los contenidos de un documento electrónico de forma ágil y rápida, contribuyendo al avance hacia el objetivo común. Las wikis, a diferencia de los blogs, no se orientan a la autopublicación en línea de manera periódica, sino más bien a estructurar un conjunto de informaciones a través de las sucesivas nuevas aportaciones que se van produciendo de manera que se convierte en un auténtico work in progress que se va completando de forma continuada (Deumal y Gil, 2009). El wiki permite “construir entre diferentes participantes, de manera remota y contextual al mismo tiempo, un documento escrito en distintas fases manifestando las aportaciones de todos” (Barberà, 2009:2). Deumal y Gil (2009) señalan que las características más relevantes de las wikis son las siguientes:
  • Son sistemas abiertos, a diferencia de las páginas web tradicionales.
  • Se van alimentando de las aportaciones de una comunidad de usuarios.
  • Permiten el seguimiento y los cambios que cada usuario va realizado.
  • Contribuyen a la gestión colectiva del conocimiento
Como señala Barberà (2009), el wiki es quizá una de las herramientas más “académicas” entre las herramientas 2.0. Es por ello que los estudios en torno a esta herramienta en el ámbito educativo han proliferado de manera espectacular en los últimos años*. De acuerdo con Martín y Alonso (2009:4), “los Wikis proporcionan espacios de trabajo en los que el modelo constructivista encuentra un recurso idóneo para poner en práctica sus principios, pues permiten que los alumnos construyan su propio aprendizaje mediante la interacción con el medio y con los demás alumnos que participan del Wiki. Se puede llegar a producir un verdadero intercambio de conocimiento, un andamiaje que vaya más allá del tradicional “copia y pega” al que cada vez más estamos acostumbrados. Crear Wikis implica editar juntos, adjuntar información para que los compañeros, la complementen o la modifiquen en función de unos objetivos comunes de aprendizaje”. La investigación en el ámbito asegura que los wikis tienen el potencial de mejorar la construcción colectiva de conocimiento en contextos académicos (Elgort, 2007; Raman, Ryan, y Olfman, 2005) y los resultados académicos (Robles et al., 2009). Sin embargo, algunas investigaciones como la de Cole (2009) ponen de manifiesto que no todas las experiencias son positivas, siendo todavía un ámbito que requiere mayor exploración. Efectivamente, los expertos advierten que se trata de una herramienta virtual compleja (Giménez y González, 2009; Raman, 2006).
  • Repositorio de ficheros. El repositorio o área de ficheros es un espacio destinado al almacenamiento de la información y documentos creados por los grupos en el desarrollo de la actividad colaborativa. Se trata de un disco compartido que almacena la información de manera similar al sistema Windows, a través de carpetas y subcarpetas.
  • Correo electrónico. De acuerdo con Romero (2008), “el correo electrónico es considerado como la base de cualquier experiencia formativa a distancia, de tal forma que es totalmente posible llevar a cabo una actividad de aprendizaje satisfactoria utilizando únicamente este medio. Además se trata de una herramienta con muy pocos costes económicos, ya que no requiere grandes recursos computacionales ni de conexión, aspecto que lo hace especialmente valioso para la realización de actividades de aprendizaje participativo-colaborativo al permitir la interacción directa entre los diferentes miembros del grupo”. Sin embargo y atendiendo a la desestructuración que puede sufrir la comunicación en un trabajo en grupo virtual, consideramos el correo electrónico como una herramienta de apoyo para determinadas ocasiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*